martes, 22 de enero de 2008

el nuevo reino del adjetivo

voy a hacer del archidegradado adjetivo arcaico, moderno, completo o inseguro una palabra renovadora que salte y se desmorone oblicua o vertical - serán volcanosos los espacios alados del glorioso nuevo reino, no más esmeraldas cintas arrepolladas, sino una mujer brillosa y quieta que duerme sola en una casilla de madera sembrada de filosas rendijas y de las sabrosas rodajas de tocino que deja caer la luna, he de fundarla así una patria nueva para las letras

y que me pongan sobre la sucia mesa la pura mentira literaria porque me la como con las manos

y que me la mueran mis cuchillos, en pedacitos y manchada, como si fueran simples cosas del mundo animal

y que me pongan sobre la roñosa mesa las enormes llaves de la pura mentira literaria y no, no sirven para una mierda, si la palabra, sea lo que mierda fuere, no te abre las piernas y no te hace gritar como loca como a mí me gusta que grites. que me pongan las putas llaves

y que me pongan sobre la podrida mesa, la extenuante mesa de las prendas literarias y sobre su faz un cuarto lleno de puertas de todos los tamaños encabezadas por números mágicos, en cantidad suficiente y me comeré las puertas de la estúpida pura mentira literaria y me comeré el cuarto con sus ladrillos de bromato y que el penoso cáncer que se cuela de a poco reciba su alimento

voy a hacer del encharcado y roñoso adjetivo un temblor sin detenciones

1 comentario:

edgar dijo...

espero ke no solo acuses recibo de comentarios de la talla filo`zoofica o si no empezamos mal Jorgito Monteso, desde ya un fuerte saludo Tamagoxi cheraato